Reinventarse

Alfonso Rios on 28/06/16 11:08

Reinventarse.jpg

La competencia, hoy en día, nos empuja a desenvolvernos de manera diferente: primero para ganar clientes y segundo para mantenerlos.

Existen muchas agencias que ofrecen los mismos servicios, pero que no entregan los mismos resultados y, por lo tanto, realizan actividades de servicio totalmente diferentes. Incluso hemos tomado algunos términos que se han convertido en genéricos, y la oferta de servicios ha tenido que soportarse en argumentos de venta que tienen algunos pilares en la experiencia y pericia de los responsables comerciales.

Prácticamente hoy cualquier agencia ofrece servicios relacionados con redes sociales. Es cierto que cualquiera puede “postear” y ofrecer como resultados “seguidores”, pero no cualquier agencia logra crear una comunidad, y hacer que los participantes hablen y se involucren en temas que aporten valor relacionados con la empresa.

Las agencias hemos tenido que reinventarnos, ya que todas ofrecemos los mismos servicios. Dado que la competencia es cada vez mayor, la oferta es mucho más especializada. Además, el acceso a internet ha permitido que los compradores aprendan y ya no necesitan que les expliquemos lo que hacemos; ellos saben de qué se trata, y en ocasiones saben incluso más que las propias agencias.

Un aprendizaje que me ha acompañado a lo largo de los años, es que las empresas se enfrentan en un cierto momento de la vida a una etapa incómoda que le llamamos “Zona de Confort”, que no necesariamente es mala, y que eventualmente parece cíclica. Cuando las cosas “suceden” y nos encontramos en la zona de confort, difícilmente somos creativos o innovadores; las eventualidades se resuelven de manera programada y los planes se ejecutan con pocas desviaciones. ¿Es esto bueno? ¿Es esto malo? Depende del cristal con que se mire.

Si la competencia es cada vez más agresiva y especializada, como lo hemos comentado, lo que nos queda claro es que si seguimos haciendo las cosas como “siempre” lo hemos hecho, en algún momento o dejaremos de crecer o dejaremos de ganar dinero, y este es el argumento más importante.

Si internamente no cambiamos alguno de nuestros procesos, si no creamos “crisis internas” que nos permitan pensar “fuera de la caja”, si no nos planteamos retos ambiciosos que nos obliguen a estudiar y a prepararnos mejor, no tendremos manera de convertirnos en la mejor opción para nuestros clientes.

Lo más importante, en mi opinión, independientemente de si se cierra una venta o si se queda en propuesta, es que cuando hablemos con un cliente, éste reconozca que somos su mejor opción. Así, cuando busque en su terna de proveedores, le será realmente complicado comparar manzanas con manzanas, porque somos una opción que pone en la mesa cosas diferentes, que todo el tiempo aprende algo nuevo, que se preocupa por estar a la vanguardia y que sigue aprendiendo todos los días.

El cambio es lo único constante en nuestras vidas, el que mejor se adapta al cambio es el que se mantiene vivo. Seamos proactivos para provocar estos cambios, enriquezcamos nuestras ofertas todos los días y seamos innovadores. 

Conclusión:

  • Propiciemos los cambios, porque nos hacen crecer.
  • Reinventarnos, es el camino para permanecer y estar vigentes.
  • Debemos pensar fuera de la caja, allí está la magia.

______________________________

Alfonso Ríos Torres//Digital Friks.

@ponchorios @Digitalfriks

 


LO MÁS VISTO

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG

Ebook gratis - Cómo conseguir más leads con las redes sociales - Digital Friks