Mujeres Emprendedoras, Un Camino Hacia La Libertad Y La Autonomía

Alfonso Rios on 10/05/16 20:49

Mujeres_Emprendedoras.jpgIncremento en los precios de los alimentos, de la ropa, disminución del poder adquisitivo, proporcionarle a nuestros hijos una mejor oportunidad de la que nuestros padres nos dieron, una alta exigencia en el trabajo a cambio de un sueldo apretado, préstamos de familiares y amigos, las tarjetas hasta el tope, dependencia de nuestros padres o de nuestras parejas…

Éstas son frases y conversaciones que invitan a que se tomen decisiones importantes para darle un nuevo rumbo a nuestra vida.

También es de llamar la atención, como cuando vamos ganando experiencia en la vida, para muchas empresas empezamos a ser “incómodos”, porque ganamos mucho dinero, o porque tenemos poder. El poder del conocimiento que nos dan los años de experiencia y las relaciones públicas al haber trabajado para una compañía.

Invariablemente, en la cabeza de muchas personas, sin importar el sexo, la edad, o la experiencia, existe la opción de emprender. Poner un negocio, que éste sea exitoso y que a través de él se alcancen metas y sueños.

Hoy ya no es sorpresa para nadie que en las familias, cada vez hay mucho más mujeres trabajando. Cada vez encontramos menos parejas en las que el hombre sea el único que aporta el dinero. Las mujeres cada día están ocupando espacios que tradicionalmente eran “etiquetados” para hombres y debemos de reconocer que lo hacen muy bien.

No importa cuál sea la razón, la realidad es que todos los días hay más mujeres constituyendo empresas, estableciendo proyectos, negociando y explorando oportunidades.

Comparto algunas ideas para que más mujeres se atrevan a tomar la decisión de buscar la libertad y autonomía de sus vidas a través del emprendimiento.

  1. Tomar la decisión: puedo no saber lo que quiero, pero estoy totalmente convencida de lo que NO quiero. Éste es un primer argumento muy poderoso, para dar el primer paso. Depender de la pareja, tener deudas y limitaciones, aguantar al jefe, no tener tiempo, no tener control de la agenda y más. Ésta es una primera invitación para explorar el emprendimiento, ser dueña de tu propio negocio y de tu propio tiempo.
  2. Atreverse a fallar: es mucho mejor equivocarse por tomar una mala decisión, que por no haberla tomado. Dicen también que se aprende mucho más de los errores que de no haber hecho nada. Desde mi punto de vista, ésta es la mejor forma de crecer: aprender de lo que estamos haciendo, de lo que intentamos, de lo que no nos sale y de lo que nos sale bien. Debemos intentarlo todo.
  3. Aprender. nadie nace sabiendo. Internet es hoy una fuente de información y de conocimiento muy importante. ¿Cómo dar de alta mi empresa? ¿Cómo llevar la administración? ¿Cómo establecer metas? ¿Cómo cuidar el presupuesto? Todo esto se puede aprender por cuenta propia; cuando se quiere se puede.
  4. Asesorarse: hay muchas personas que ya recorrieron el camino y que están dispuestas a ayudarnos y a compartir su experiencia; ¿Necesito un website o no lo necesito? ¿El website debe ser mi fuente de generación de oportunidades más importante o deben ser las redes sociales o las pautas digitales? ¿Debo tener una tienda virtual? ¿Debo contar con un blog? ¿Con qué frecuencia debo de subir contenido al blog? ¿Cómo debo escribir el articulo para que sea atractivo para mi audiencia objetivo?
  5. Preocuparnos por nosotros: la competencia siempre va a existir, no importa lo que hagamos y lo que intentemos, hay alguien que va a tener algo muy parecido a lo nuestro, si cumplimos con los tiempos de entrega, si entregamos con calidad, si cumplimos con la expectativa, si nuestro servicio a clientes es adecuado, si escuchamos a nuestros clientes, vamos a ser diferentes, y eso es suficiente para que tengamos trabajo y podamos tener un negocio exitoso. La experiencia del cliente será la diferencia de un negocio próspero. No tengan duda alguna de ello.
  6. Ser Cautelosos: debemos ir paso a paso para asegurar que vamos en la dirección correcta. Poner un negocio o incluso una franquicia probada requiere de tiempo, tan sólo para que la gente lo vea, lo ubique y nos identifique para cuando tenga una necesidad y así pueda tomar la decisión de visitarnos.
  7. Hagamos lo que nos gusta: dicen algunos expertos que si nos dedicamos a hacer lo que nos gusta, nunca vamos a trabajar. Busquemos hacer cosas que nos apasionen, que nos llenen, que nos enriquezcan. Si logramos hacer eso todos los días nos acercaremos rápidamente al éxito caminando en la ruta correcta. Busquemos la realización a través del trabajo, y por añadidura llegará la satisfacción personal.

Una vez que dimos el paso, explotemos nuestros contactos. Entre más gente sepa que existimos, más oportunidades tendremos de alcanzar nuestra libertad y autonomía. Busquemos también la recomendación de boca en boca de aquellas personas que nos probaron, y que su experiencia con nosotros ha sido satisfactoria para convertirlos en nuestros promotores.

Conclusión:

  • Si quiero ser libre, autónoma y dueña de mi tiempo, emprender es una buena alternativa.
  • No es sencillo, pero el esfuerzo bien vale la pena.
  • Si en la balanza lo que puedes ganar es mayor a lo que puedes perder, debes darte la oportunidad de intentarlo.

_______________________________

Alfonso Ríos Torres//Digital Friks.

@ponchorios @Digitalfriks

 


LO MÁS VISTO

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG

Ebook gratis - Cómo conseguir más leads con las redes sociales - Digital Friks